Las mejores pastelerías de Madrid: un dulce para cada festividad

Gastronomia

Una de las tradiciones más castiza, la repostería en Madrid es una constante que acompaña todo el año y que desde hace centurias aprovecha las diferentes épocas para ofrecer al madrileño y al foráneo un dulce para cada ocasión: Navidad, Todos los Santos, Semana Santa, San Isidro…

Para que nos hagamos una idea: Madrid no sería Madrid sin sus madrileñas, sus bollos suizos o de leche, sus bartolillos rellenos de crema, sus rosquillas, sus naranjas a la madrileña, sus lenguas de gato, su arroz con leche, sus mojicones, sus bizcochos de soletilla, sus pastas del Consejo, sus paciencias, sus magdalenas, sus felipes de Fornos, sus natillas y su flan a la madrileña, su tortilla al ron, su mazapán, su corona de la Almudena o sus torrijas… Así que lo mejor es que nos dejemos seducir por toda esta variedad en nuestra próxima visita a la capital… sin arrepentimiento, eso sí.

Todos los Santos
El 1 de noviembre se celebra el Día de Todos los Santos, y en Madrid lo hacen de una manera especial: disfrutando de sus dulces típicos. Los huesos de santo, unos pastelillos elaborados con mazapán y rellenos, en la receta original, con crema de yema, son los protagonistas absolutos del otoño. También imprescindibles de este día son los buñuelos de viento, de origen judío, rellenos de mil y una formas: nata, crema, trufa, batata, cabello de ángel…

La Virgen de la Almudena
Cada 9 de noviembre se celebra la festividad de la patrona de Madrid: la virgen de la Almudena, que también lo es del gremio de pasteleros. Aunque no se trata de una tradición muy antigua, desde los años ochenta se suele homenajear a la Virgen con un dulce que ha venido ganando adeptos desde entonces: la corona de la Almudena, parecida al roscón de Reyes.

Navidad, dulce Navidad
Con la llegada de los primeros fríos del invierno, las pastelerías comienzan a prepararse para la que será sin duda una de las épocas del año con más actividad. Aparte de mazapanes, turrones, polvorones y peladillas, destaca el roscón de Reyes.

Semana Santa
Ya pasados los excesos de la Navidad y del Carnaval, llegan los días más austeros del año. No obstante, para Semana Santa también tienen los madrileños unos dulces típicos: los incombustibles pestiños o las torrijas. ¿Quién puede resistirse a un bocado de estas delicias?

San Isidro
El 15 de mayo se celebra en Madrid al patrón de la ciudad, San Isidro Labrador. Y, cómo no, viene acompañado de una buena cantidad de dulces para degustar, ahora sí, en un ambiente totalmente festivo y en plena primavera. Durante estos días de chotis, verbenas, vino y gloria, los madrileños se dejan seducir por todo tipo de rosquillas: las de Santa Clara, las de la Tía Javiera, las tontas y las listas, las francesas… ¡No se puede pedir más!
Por todo Madrid, el viajero encontrará pastelerías en las que poder probar o comprar para llevar a casa todos los dulces aquí nombrados y algunos más… Pero ahí van unas recomendaciones si de calidad y autenticidad hablamos: La China (Plaza Beata María Ana de Jesús, 2); Dany (Antonio Arias, 3 y 5; Narváez, 29); Boñar (Coslada, 10); Embassy (Paseo de la Castellana, 12); El Horno de San Onofre (San Onofre, 3; Hortaleza, 9; Mayor, 73); Habana (Cea Bermúdez, 57); El Riojano (Mayor, 10 La Mallorquina (Mayor, 2); Casa Mira (Carrera de San Jerónimo, 30); y Lhardy (Carrera de San Jerónimo, 8).